Inspiración (Parte 2)

Presiona para escucharlo en el podcast

Si no has leído todavía la primera parte de esta serie, tal vez quieras detener la lectura e ir a ella. Sin embargo, para que tengas una idea:

A través de esta serie de artículos, intento -a fin de cuentas-, convencerte de que escribas a pesar de las posibles dudas que puedas tener de si fue el Señor quien te dio la encomienda o no.

Utilizaré ahora otro libro de la pastora Maggie de Cano titulado De la vergüenza a la victoria, en el que describe cómo el Señor le fue hablando sobre este otro libro: Aquí comienza la cita:

Hace algún tiempo, Dios me habló de tres palabras que comenzaban con la letra “V”. En la visión que me dio, representaban las alas de una mariposa preparada para alzar el vuelo. Las palabras que Dios me dio eran “vergüenza”, “valentía” y “victoria”. (…)

Cinco meses después de esta visión, Dios envió una maravillosa señal que confirmaba lo que había puesto tan fuerte en mi corazón.

Una noche, una enorme y bella mariposa agitaba sus alas de un lado a otro en nuestro garaje. Nunca había visto una así, y menos en el área donde vivo con mi familia.

Le tomamos fotografías y video, y ella no se movió, permaneció allí, detenida en el techo como si dijera: “Solo vine a confirmar lo que Dios te habló”. Era una mariposa Atlas, y según Google, es la más grande del mundo, mide entre 25-30 centímetros.

Fue sorprendente porque solo habitan en los bosques tropicales de Asia. ¿Cómo pudo llegar hasta nuestro garaje?

Fin de la cita

Definitivamente, Dios no deja de sorprendernos. Por eso es por lo que, a veces, me desespero cuando la no le permitimos a Dios ser Dios, no le permitimos al Espíritu Santo ser el Espíritu Santo. Hemos determinado cómo debe hacer las cosas y, si no es así, no es Dios.

Lo cierto es que Él nos anunciará de ese libro o de cualquiera que sea la misión que nos haya encomendado, como sea que lo haya determinado. ¿Quién entiende la mente de Dios? A Él no le falta imaginación.

¿Es que de verdad le queremos decir cómo hacer las cosas? Yo creo -sin ánimo de ofender- que algunos vivimos una fe muy aburrida, demasiado esquematizada y que pretendemos controlar.

Somos tan espirituales, tan rectos y celosos con las cosas de Dios y lo que en realidad sucede es que nos perdemos las maravillosas maneras de Dios.

¡Ah!, pero cuando oramos en voz alta o le adoramos, le decimos: «¡Tú eres Majestuoso, Todopoderoso, Hacedor de Milagros…!». ¡Contradicciones! ¿No crees?

En fin, Dios nos sorprenderá y la historia con cada uno de nosotros será distinta, aunque es el mismo Dios que nunca cambia. Así que, dejemos de mirar cómo lo hizo con aquel o aquella como no sea para darnos cuenta de que:

1) Él se encargará de dejarnos saber que sí escribiremos,

2) nos dejará saber sobre qué escribiremos,

3) lo hará de la manera que Él quiera,

4) y lo hará todas las veces que sea necesario por el tiempo que sea necesario…

¿De cuántas maneras cuenta Maggie de Cano que el Señor le habló? Le habló a través de una visión, pero luego dice que Dios le envió una señal para confirmarle lo que ella sentía tan fuertemente en su corazón a través de una mariposa imposible de encontrar en esa parte del mundo donde ella vive.

Su familia fue testigo de esa manifestación. Es posible que haya quien no le crea, que piense que es porque como tiene habilidad para escribir, tiene una gran imaginación, pues se le hace fácil crear todas esas historias.

¡Wow! Yo creo que eso a quien ofende es a Dios.

Publicado por Yazmín Díaz

Editora, Autora Independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: