ARQUEROS | AUTORES INDI

Arqueros es el nombre del grupo de escritores de Dios en Facebook. Se trata de una comunidad de hijos del Dios Altísimo, quien ha sido comisionada a escribir para y con el Señor en alguna medida.

Mi lema sigue siendo el mismo: «Escribir es una tarea solitaria, pero publicar de forma independiente no implica que lo haremos solos». De hecho, lo mismo aplica para los escritores del Señor y con mayor razón. Solo tomemos un ejemplo de la Biblia: Moisés.

Otro de mis lemas que refleja el corazón de Arqueros es: «Parte de nuestra tarea como escritores del Señor consiste en entender el oficio a la luz de las Sagradas Escrituras y su manifestación en pleno siglo XXI».

Por tal razón, aprovecho para compartir contigo la Misión de Arqueros (que he preferido segmentar):

  • Crear una compañía de escritores según el modelo bíblico del oficio para que puedan reflejar la gloria de Dios y cumplir con la comisión divina…
  • …en una cultura fundamentada en el amor, el servicio, la generosidad, humildad y unidad; y…
  • alejada de la exclusividad, el elitismo, la individualidad, la competencia y vanagloria (fama, poder, dinero…).
  • Exhortar, acompañar e impulsar al escritor para que logre su cometido según se lo haya instruido el Señor.
  • Capacitar y ayudar al escritor de Dios en los rudimentos que conlleva el mundo de la publicación independiente: escribir, editar y publicar su proyecto de escritura.

Valores Fundamentales

Deseo compartir contigo estos principios que son parte del fundamento en el cual debemos operar en nuestro oficio como escritores, aunque no los he incluido todos.

  1. Dios nos llama con propósitos definidos porque Él es Soberano y gobierna en nuestra vida y en la de Su Iglesia.
  2. Dios es el Creador y ha permitido -desde su diseño para el ser humano, obra de su creación-, que seamos sus colaboradores, por lo tanto, a ser creativos también.
  3. Dios nos llama a predicar el Evangelio y a hacer discípulos en todas las naciones de forma única, según su diseño exclusivo, sus maneras y la operación del Espíritu Santo en cada uno de sus hijos.
  4. Cada uno cumplirá con esta comisión según la voluntad de Dios, según los talentos y los dones que nos haya dado.
  5. Es en total dependencia de Dios que podremos dar frutos.
  6. Todo es para la Gloria de Dios.
  7. Debemos ser fieles a su Palabra.
  8. Debemos separarnos y consagrarnos, así como los ministerios que nos ha confiado.
  9. Los dones y los talentos son el medio y no el fin; por lo tanto, adoramos y rendimos culto a Dios y no al llamado, al ministerio, a los dones ni a los talentos.
  10. La obra creativa debe servir a los propósitos de Dios, por lo tanto, el escritor procurará entender su valor para el Reino de los Cielos en oración, estudio y meditación de la Palabra, consagración y obediencia a los estatutos, decretos y mandamientos de Dios.
  11. Es indispensable el reconocimiento de la persona del Espíritu Santo y la necesidad de ser sus amigos; así como de pedirle sabiduría, inteligencia, conocimiento, iluminación e inspiración divina.
  12. Dios nos habla por medio del Espíritu Santo y nos convence de manera progresiva desde el momento de nuestra conversión y a lo largo de toda nuestra vida. Por lo tanto, permanecer en una comunidad de fe en la que se reconozcan estos principios es indispensable para que el plan de Dios se cumpla.
  13. No solo es importante la búsqueda de Dios, la unción del Espíritu Santo; sino que cada escritor deberá proponerse el estudio y práctica disciplinados y diligentes de sus dones, talentos y ministerios, así como unirse a una comunidad de fe y con grupos de hermanos afines con estos.
  14. La iglesia organizada debe reconocer las distintas formas de Dios para que se cumpla la divina comisión, y es Dios el único con el poder y soberanía para llamar y enviar; así como para detener.

¿Podrá el Señor contar contigo?

Te invito a leer: «Aspectos a considerar si eres un escritor del Señor».

Me encantaría saber de ti y que mantuviéramos la comunicación. Me da tanta satisfacción ver cómo avanzas, cómo tu proyecto se va formando, va creciendo, se va haciendo una realidad cada vez más palpable.

Me hace feliz verte feliz, ver cómo en cada paso vas cobrando cada vez más confianza, cobrando mayor ánimo.

Ver cómo surge y se acrecienta esa ilusión de escribir. Me gusta imaginar la expresión en tu rostro cuando repasas y relees lo que vas escribiendo.

Aunque nadie puede escribir por ti, no tienes que pasar por este proceso como si estuvieras solo o sola. ¿Por qué no compartirlo con otros que se encuentran en el mismo camino?

Según se habla, las ideas se van aclarando y llegan nuevas. Se prende una chispa en nuestra mente, en nuestro ser y en nuestro espíritu.

Yazmín Díaz Torres
A %d blogueros les gusta esto: