Principios de los Escritores de Dios

Vintage typewriter shoot

Amado Escritor, Amada Escritora del Señor, comparto contigo estos principios que son parte del fundamento en el cual debemos operar en nuestro oficio como escritores, aunque no los he incluido todos.

  1. Dios nos llama con propósitos definidos porque Él es Soberano y gobierna en nuestra vida y en la de Su Iglesia.
  2. Dios es el Creador y ha permitido -desde su diseño para el ser humano, obra de su creación-, que seamos sus colaboradores, por lo tanto, a ser creativos también.
  3. Dios nos llama a predicar el Evangelio y a hacer discípulos en todas las naciones de forma única, según su diseño exclusivo, sus maneras y la operación del Espíritu Santo en cada uno de sus hijos.
  4. Cada uno cumplirá con esta comisión según la voluntad de Dios, según los talentos y los dones que nos haya dado.
  5. Es en total dependencia de Dios que podremos dar frutos.
  6. Todo es para la Gloria de Dios.
  7. Debemos ser fieles a su Palabra.
  8. Debemos separarnos y consagrarnos, así como los ministerios que nos ha confiado.
  9. Los dones y los talentos son el medio y no el fin; por lo tanto, adoramos y rendimos culto a Dios y no al llamado, al ministerio, a los dones ni a los talentos.
  10. La obra creativa debe servir a los propósitos de Dios, por lo tanto, el escritor procurará entender su valor para el Reino de los Cielos en oración, estudio y meditación de la Palabra, consagración y obediencia a los estatutos, decretos y mandamientos de Dios.
  11. Es indispensable el reconocimiento de la persona del Espíritu Santo y la necesidad de ser sus amigos; así como de pedirle sabiduría, inteligencia, conocimiento, iluminación e inspiración divina.
  12. Dios nos habla por medio del Espíritu Santo y nos convence de manera progresiva desde el momento de nuestra conversión y a lo largo de toda nuestra vida. Por lo tanto, permanecer en una comunidad de fe en la que se reconozcan estos principios es indispensable para que el plan de Dios se cumpla.
  13. No solo es importante la búsqueda de Dios, la unción del Espíritu Santo; sino que cada escritor deberá proponerse el estudio y práctica disciplinados y diligentes de sus dones, talentos y ministerios, así como unirse a una comunidad de fe y con grupos de hermanos afines con estos.
  14. La iglesia organizada debe reconocer las distintas formas de Dios para que se cumpla la divina comisión, y es Dios el único con el poder y soberanía para llamar y enviar; así como para detener.

¿Podrá el Señor contar contigo?

A %d blogueros les gusta esto: